FANDOM


Rosary 2006-01-16

El Santo Rosario es un rezo tradicional católico que conmemora veinte misterios de la vida de Jesucristo y de la Virgen María, recitando después de cada uno de ellos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria. También se llama rosario a la sarta de cuentas que se utiliza para rezar el rosario. Las cuentas están separadas cada diez por otras de distinto tamaño y la sarta está unida por sus dos extremos a una cruz.

Historia

El rezo del Santo Rosario surge aproximadamente en el año 800 a la sombra de los monasterios, como Salterio de los laicos. Dado que los monjes rezaban los salmos (150), a los laicos, los cuales en su mayoría no sabían leer, se les enseñó a rezar 150 Padres nuestros. Al pasar el tiempo, se formaron otros tres salterios con 150 Aves Marías, 150 alabanzas en honor de Jesús y 150 alabanzas en honor de María.

Rosary - usage.svg

Cuentas del Rosario.

En el año 1365 se hizo una combinación de los cuatro salterios, dividiendo las 150 Aves Marías en 15 decenas y poniendo un Padre nuestro al inicio de cada una de ellas. En 1500 se estableció, para cada decena, la meditación de un hecho de la vida de Jesús o María, y así surgió el actual Rosario de quince misterios.

La palabra Rosario significa 'Corona de Rosas'. La Virgen María ha revelado a muchas personas que cada vez que rezan un Ave María le entregan una rosa y por cada Rosario completo le entregan una corona de rosas. La rosa es la reina de las flores, así que el Rosario es la rosa de todas las devociones y por lo tanto es la más importante.

El Santo Rosario es considerado como la oración perfecta porque junto con el esta aunada la majestuosa historia de nuestra salvación. Con el rosario de hecho, meditamos los misterios de gozo, de dolor y de gloria de Jesús y María. Es una oración simple, humilde como María. Es una oración que podemos hacer con ella, la Madre de Dios. Con el Ave María la invitamos a que rece por nosotros. La Virgen siempre nos otorga lo que pedimos. Ella une su oración a la nuestra. Por lo tanto, ésta es más poderosa, porque María recibe lo que ella pide, Jesús nunca dice no a lo que su madre le pide. En cada una de sus apariciones, nos invita a rezar el Rosario como una arma poderosa en contra del maligno, para traernos la verdadera paz.

El Rosario esta compuesto de dos elementos: oración mental y oración verbal. En el Santo Rosario la oración mental no es otra cosa que la meditación sobre los principales misterios o hechos de la vida, muerte y gloria de Jesucristo y de su Santísima Madre. La oración verbal consiste en recitar quince decenas (Rosario completo) o cinco decenas del Ave María, cada decena encabezada por un Padre Nuestro, mientras meditamos sobre los misterios del Rosario.

La Santa Iglesia recibió el Rosario en su forma actual en el año 1214 de una forma milagrosa: cuando la Virgen se apareciera a Santo Domingo y se lo entregara como un arma poderosa para la conversión de los herejes y otros pecadores de esos tiempos. Desde entonces su devoción se propagó rápidamente alrededor del mundo con increíbles y milagrosos resultados.[1]

Decenario

Finger rosary

El decenario, también conocida como denario o decenio, es una pequeña pulsera de origen colombiano que consta de diez nudos. En Sudamérica, de donde provienen, son utilizadas como rosarios para rezar. Originalmente están fabricadas en hilo de terlenca, y de ellas pende una pequeña cruz por remate o sortija que sirve para cogerla en el dedo y llevar la cuenta de lo que se reza.

El origen de las pulseras decenario se encuentra en Sudamérica, en países con tradición textil. A partir de aquí empiezan a extenderse a otros lugares del mundo. Se trata de una prenda fabricada de manera completamente artesanal y que se importa directamente desde el continente sudamericano.

En el año 2010 se popularizan en España debido a que la periodista deportiva Sara Carbonero las llevó puestas durante el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010, lo que hizo que millones de personas quisieran imitar su estilo.

Su nombre proviene del término decena, relativo al número de nudos del que consta.[2]

¿Cómo rezarlo?

Para recitar el Rosario con verdadero provecho se debe estar en estado de gracia o por lo menos tener la firme resolución de renunciar al pecado mortal.

  1. Mientras se sostiene el Crucifijo hacer la Señal de la Cruz y luego recitar el Credo.
  2. En la primera cuenta grande recitar un Padre Nuestro.
  3. En cada una de las tres siguientes cuentas pequeñas recitar un Ave María.
  4. Recitar un Gloria antes de la siguiente cuenta grande.
  5. Anunciar el primer Misterio del Rosario de ese día y recitar un Padre Nuestro en la siguiente cuenta grande.
  6. En cada una de las diez siguientes cuentas pequeñas (una decena) recitar un Ave María mientras se reflexiona en el misterio.
  7. Recitar un Gloria luego de las diez Ave Marías. También se puede rezar la oración de Fátima.
  8. Cada una de las siguientes decenas es recitada de la misma manera: anunciando el correspondiente misterio, recitando un Padre Nuestro, diez Ave Marías y un Gloria mientras se medita en el misterio.
  9. Cuando se ha concluído el quinto misterio el Rosario suele terminarse con el rezo del Salve Reina.[3]

Misterios

Misterios gozosos

[[Archivo:Worship_of_the_shepherds_by_bronzino.jpg]thumb|Nacimiento de Cristo.|300px|right]] Los misterios gozosos son aquellos misterios que tratan sobre el nacimiento y la infancia de Jesús, se rezan los días lunes y sábado:

  1. La encarnación del Hijo de Dios y anuncio del arcángel San Gabriel a María Santísima (Lc 1, 30-38).
  2. La visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel (Lc 1, 39-43).
  3. El nacimiento del Hijo de Dios (Lc 2, 6-11).
  4. La Presentación del Señor Jesús en el Templo (Lc 2, 22-35).
  5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el Templo (Lc 2, 41-47).

Misterios luminosos

Transfiguration bloch

Transfiguración de Cristo.

Los misterios luminosos son aquellos misterios que tratan sobre la vida pública de Jesús, se rezan los días jueves:

  1. El Bautismo del Señor en el río Jordan.
  2. La milagro del Señor en las bodas de Caná.
  3. Jesús predica el reino de los cielos y llama a la conversión.
  4. La Transfiguración del Señor.
  5. Jesucristo instituye la eucaristía.

Misterios dolorosos

Cristo crucificado

Cristo crucificado.

Los misterios dolorosos son aquellos misterios que tratan sobre el pasión y muerte de Jesús, se rezan los días martes y viernes:

  1. La agonía del Señor en el huerto de Getsemaní.
  2. Los azotes recibidos por Nuestro Señor Jesucristo.
  3. El Señor Jesús es coronado con espinas.
  4. Jesucristo con la cruz acuestas.
  5. Jesús muere crucificado.

Misterios gloriosos

Noel-coypel-the-resurrection-of-christ-1700

La resurrección de Cristo.

Los misterios gloriosos son aquellos misterios que tratan sobre el triunfo de Jesús, se rezan los días miercoles y domingo:

  1. La resurrección del Señor.
  2. La ascensión del Señor a los cielos.
  3. La venida del Espíritu Santo en Pentecostés.
  4. La asunción de la Virgen María.
  5. La coronación de María Santísima.

Letanías

Las letanías son una forma de alabanza y de súplica a María. Etimológicamente la palabra letanía proviene del vocablo griego litanéia que significa súplica, rogativa u oración de súplica.

Los orígenes de las letanías se remontan a los primeros siglos de la cristiandad. Las letanías eran súplicas dialogadas entre los sacerdotes y los fieles, y se rezaban sobre todo en las procesiones. Aunque al principio eran dirigidas sólo a Dios (en súplicas) se añadieron con el tiempo invocaciones a santos y sobre todo a la Virgen María (en intercesiones) usadas a partir del siglo VII.

En la liturgia oriental se usaron desde el siglo III. La composición de letanías marianas siguió la línea de las generales y de las de los santos. En éstas se invocaba a María de tres modos: Sancta María, Sancta Dei Genetrix y Sancta Virgo Virginum. A lo cual siguió una serie de reflexiones y elogios de los santos padres orientales que constituyen el germen de las futuras letanías marianas. El germen halló ambiente en la popularidad del Oficio de la Virgen Santísima que se cantaba en algunos monasterios. Este "Oficio" no era fijo y tenía variaciones según la orden religiosa que lo cantaba; éstas variaciones fueron abolidas por Pío V cuando estableció el "Oficio Parvo de la Virgen" reformado. Lo cierto es que entre las variantes que existían había ciertas letanías que se parecían a las futuras Lauretanas.

Las más antiguas letanías a María propiamente dichas se encuentran en un códice de Maguncia del siglo XII titulado: «Letania de Domina Nostra Dei genenetrice Virgine Maria. Ora valde bona, cotidie pro quacumque tribulatione dicenda est», con alabanzas largas y en cada verso repitiendo el «Sancta Maria». Las letanías marianas empezaron a multiplicarse en el siglo XV y XVI. Por el año 1500 fueron creadas una serie de letanías en el santuario de Loreto, Italia. Hacia 1575 surgen unas nuevas letanías lauretanas conocidas como "modernas" con alabanzas puramente bíblicas, que se hicieron tan populares que las primeras versiones fueron pasadas a segundo plano. Sixto V las aprobó en 1587 e incluso les dio indulgencias.

Virgen de loreto

Hacia el siglo XVII la situación se hizo exagerada, en Loreto se tenía una letanía para cada día de la semana y no era el único caso. En 1601, con el decreto Quoniuam multi del 6 de septiembre, el papa Clemente VIII prohibió todas las letanías que existían con excepción de las incluidas en el Misal y el Breviario y también las del santuario de Loreto, aquellas letanías ya eran llamadas como lauretanas. Paulo V, en 1503, ordenó que se cantasen en la basílica romana de Santa María la Mayor en festividades de la Virgen María. Los dominicos, en 1615 ordenaron que se recitasen en todos sus conventos después de sus oraciones de los sábados.[4]

Las letanías lauretanas son:

  • Santa María
  • Santa Madre de Dios
  • Santa Virgen de las vírgenes
  • Madre de Cristo
  • Madre de la Divina Gracia
  • Madre purísima
  • Madre castísima
  • Madre intacta
  • Madre incorrupta
  • Madre inmaculada
  • Madre amable
  • Madre admirable
  • Madre del Buen Consejo
  • Madre del Creador
  • Madre del Salvador
  • Virgen prudentísima
  • Virgen digna de reverencia
  • Virgen digna de alabanza
  • Virgen poderosa
  • Virgen clemente
  • Virgen fiel
  • Espejo de justicia
  • Trono de Sabiduría
  • Causa de nuestra alegría
  • Vaso espiritual
  • Vaso honorable
  • Vaso insigne de devoción
  • Rosa mística
  • Torre de David
  • Torre de Marfil
  • Casa de oro
  • Arca de Alianza
  • Puerta del Cielo
  • Estrella de la mañana
  • Salud de los enfermos
  • Refugio de los pecadores
  • Consoladora de los afligidos
  • Auxilio de los cristianos
  • Reina de los Ángeles
  • Reina de los Patriarcas
  • Reina de los Profetas
  • Reina de los Apóstoles
  • Reina de los Mártires
  • Reina de los Confesores
  • Reina de las Vírgenes
  • Reina de todos los Santos
  • Reina concebida sin pecado original
  • Reina llevada al Cielo
  • Reina del Santo Rosario
  • Reina de paz

Promesas del rosario

  1. Aquellos que recen con enorme fe el Rosario recibirán gracias especiales.
  2. Prometo mi protección y las gracias más grandes a aquellos que recen el Rosario.
  3. El Rosario es una arma poderosa para no ir al infierno: destruye los vicios, disminuye los pecados y nos defiende de las herejías.
  4. Se otorgará la virtud y las buenas obras abundarán, se otorgará la piedad de Dios para las almas, rescatará a los corazones de la gente de su amor terrenal y vanidades, y los elevará en su dedeo por las cosas eternas. Las mismas almas se santificarán por este medio.
  5. El alma que se encomiende a mi en el Rosario no perecerá.
  6. Quien rece el Rosario devotamente, y lleve los misterios como testimonio de vida no conocerá la desdicha. Dios no lo castigará en su justicia, no tendrá una muerte violenta, y si es justo, permanecerá en la gracia de Dios, y tendrá la recompensa de la vida eterna.
  7. Aquel que sea verdadero devoto del Rosario no perecerá sin los Sagrados Sacramentos.
  8. Aquellos que recen con mucha fe el Santo Rosario en vida y en la hora de su muerte encontrarán la luz de Dios y la plenitud de su gracia, en la hora de la muerte participarán en el paraíso por los méritos de los Santos.
  9. Libraré del Purgatorio a aquienes recen el Rosario devotamente.
  10. Los niños devotos al Rosario merecerán un alto grado de Gloria en el cielo.
  11. Obtendrán todo lo que me pidan mediante el Rosario.
  12. Aquellos que propaguen mi Rosario serán asistidos por mí en sus necesidades.
  13. Mi hijo me ha concedido que todo aquel que se encomiende a mi al rezar el Rosario tendrá como intercesores a toda la corte celestial en vida y a la hora de la muerte.
  14. Son mis niños aquellos que recitan el Rosario, y hermanos y hermanas de mi único hijo, Jesus Cristo.
  15. La devoción a mi Rosario es una gran señal de profecía.[5]

Beneficios del rosario

  1. Nos eleva gradualmente al perfecto conocimiento de Jesucristo.
  2. Purifica nuestras almas del pecado.
  3. Nos permite vencer a nuestros enemigos.
  4. Nos facilita la práctica de las virtudes.
  5. Nos abrasa en amor de Jesucristo.
  6. Nos consigue de Dios toda clase de gracias.
  7. Nos proporciona con qué pagar todas nuestras deudas con Dios y con los hombres.[6]

Bendiciones del rosario

  1. Los pecadores obtienen el perdón.
  2. Las almas sedientas se sacian.
  3. Los que están atados ven sus lazos desechos.
  4. Los que lloran hallan alegría.
  5. Los que son tentados hallan tranquilidad.
  6. Los pobres son socorridos.
  7. Los religiosos son reformados.
  8. Los ignorantes son instruídos.
  9. Los vivos triunfan sobre la vanidad.
  10. Los muertos alcanzan la misericordia por vía de sufragios.[7]

Referencia

  1. ¿Como surgió el rezo del Santo Rosario?
  2. Decenario en Wikipedia.
  3. ¿Cómo rezar el Rosario? en Aciprensa.
  4. Letanías lauretanas en Wikipedia.
  5. Promesas del Rosario en Aciprensa.
  6. Beneficios del Rosario en Aciprensa.
  7. Bendiciones del Rosario en Aciprensa.